Saltar al contenido
limpiar la plancha

Cómo planchar una camisa

como planchar una camisa

Planchar correctamente una camisa es una de las tareas más complicadas cuando se está haciendo la plancha y es el momento que muchos temen cuando están estirando su ropa. Esto se debe a que es una prenda algo más difícil de manejar y que suele utilizarse para situaciones más formales o para ir a trabajar, por lo que no vale un leve planchado por encima, necesitamos que siempre esté a punto.

¿Quieres planchar tus camisas y que queden perfectas para lucir en cualquier ocasión?

Te recomendamos primero unos sencillos consejos para que no te resulte tan complicado:

Lo primero que tienes que hacer es comprobar que tanto la base de la plancha como el depósito estén limpios y libres de polvo y quemaduras, así como la funda de la tabla que planchar. Esto es muy importante, ya que cualquier pequeña mancha puede fijarse en tu camisa con el planchado y estropearla sin remedio. Si ves alguna mancha puedes utilizar estos consejos para limpiarla.

A la hora de colocar la tabla de planchar debes asegurarte de que está completamente recta y a una altura adecuada, lo más alto posible para evitar dolores y problemas de espalda.

Hay planchas que tienen un sistema difusor de agua incorporado, pero si la tuya no lo tiene procura tener a mano un spray con agua, como puede ser esta agua de planchar de Amazon, (yo tengo un bote spray del chino con agua) para humedecer ciertas zonas si fuera necesario y facilitar el planchado.

cintas elasticas tabla de plancharTambién hay otros materiales que puedes utilizar como los tirantes para la funda de la tabla de planchar (Amazon), que te ayudaran a mantener la tabla estirada y hacer que la plancha se deslice con mucha más facilidad y rapidez. Cuanto más tensa está la funda más cómodo y efectivo es el planchado.

Por último, puedes incorporar unas gotas de agua de planchar perfumada en el depósito de la plancha, por ejemplo con aroma a lavanda, para dejar una esencia especial en la prenda y hacer que la experiencia del planchado sea mucho más agradable.

¿Ya lo tienes todo listo? ¡Empezamos!

Para comenzar, es importante regular la temperatura de la plancha en función del tejido con el que vamos a trabajar, para ello lee las etiquetas y ten en cuenta que hay materiales como el algodón que pueden admitir temperaturas más elevadas pero también hay tejidos más sensibles.

Se empieza a planchar por el cuello y los puños, empleando bastante vapor y estirándolos bien para evitar arrugas.

A la hora de planchar el torso y la espalda es bueno ayudarse con la mano para ir alisando el tejido sin dejar arrugas, pero manteniendo las líneas del cuerpo marcadas. Puedes ir planchando por partes ayudándote con la forma natural de la plancha y teniendo cuidado con los botones, los cuales pueden quemarse con facilidad.

planchamangasPor último, cuando planches las mangas ten mucho cuidado para evitar que se forme una antiestética raya en el medio. Puedes ayudarte de una tabla especial de pequeño tamaño que se llama plancha mangas (Amazon), la cual está especialmente pensada para esta función.

¡Ya tienes tu camisa perfecta!

En este vídeo se explica paso a paso, planchar una camisa de una manera ordenada en imprescindible para obtener un buen resultado.

Te puede interesar…